CABEZA BORRADORA

Por , 6 octubre 2009 16:36

poster_eraserhead

Siempre me han interesado las películas desasosegantes. No hablo de las terror sangriento, llenas de sustos y carentes de suspense. Hablo de esas en las que no tienes claro lo que está pasando y el director te va llevando, confundido, por un camino de equívocos hasta un final sorprendente o desconcertante.  En eso el maestro de todos los tiempos ha sido Alfred Hitchcock, pero gente como Michael Knight Shyamalan (El Sexto Sentido, El Protegido), Christopher Nolan (Memento, Insomnia) o David Fincher (Seven, El Club de la Lucha), han desarrollado historias interesantes.Un veterano de estas lides en el séptimo arte es David Lynch, quien a lo largo de su carrera ha dejado un puñado de historias para el cine tales como El Hombre elefante (1980), Dune (1984), Terciopelo azul (Blue velvet) (1986), Corazón Salvaje (1990), Carretera Perdida (1997), Una Historia Verdadera (1999) o Mulholland Drive (2001); donde coloca a personajes extremos dentro de situaciones extremas, contadas con una estética muy particular, bañada en el dadaismo o el surrealismo y con una trama abierta a intepretaciones diversas, en la mayor parte de los casos. Por su parte, en la televisión, su serie Twin Peaks (1990) supuso una revolución y lo que llaman, hoy en día, a diestro y siniestro a casi cualquiera, un fenómeno mediático.  ¡Y yo aún no tengo claro quién mató a Laura Palmer!.

Lynch debutó en el cine con EraserHead (Cabeza Borradora, 1977), una historia en blanco y negro, hecha a lo largo de seis interminables años, con técnicas rudimentarias fruto de la falta de financiación. En esta cinta apta sólo para personas de mente abierta y estómago duro, plantea ya los trazos que van a ser comunes a su cine maduro: historia y ambiente surrealista, sonido muy marcado, personajes exagerados, situaciones extrañas, cierto toque escatológico y un guión no lineal y provocador.

En mi pueblo también existe una Cabeza Borradora. Este personaje lleva años merodeando en este territorio eliminando, de manera casi surrealista y provocadora, todo rastro de estilo y de buen hacer.  Especialmente se ha ensañado con los edificios antiguos y los elementos que forman nuestro Patrimonio.
Así, consintió que se derribara el antiguo Hospital para hacer locales comerciales, como también practicó un magnífico ejercicio de lo que no se debe hacer en la rehabilitación de un edificio, dejando la notable Estación de Ferrocarril tan sólo en los muros originales, picando recercados de ladrillo visto inglés, sustituyendo forjados y viguería de madera tropical por acero y bovedillas, cambiando suelos de madera o hidráulico por terrazo y plantando una espectacular escalera curva en to`er medio que, por cierto, no cumple la normativa contra incendios (ni la actual ni la del momento en que se hizo).
Es el mismo osado que destrozó el interior del Cinema Corrales, el cual tenía una acústica muy aceptable y un clásico techo de entablamento de escayolas. Todo ese atropello siguiendo las trazas que vio «en un sueño» (así, como suena, literalmente). No sé yo si el sueño era la pesadilla de Elm Street o se quedó dormido mientras escuchaba a Los Beatles en su disco del Sargento Pepper.
Es el mismo individuo que, diga lo que diga ahora, manifestó en su momento (y así de negativo salió el informe de los técnicos de Cultura que le oyeron y que muchos conocemos) que la Central Térmica «lo que hay que hacer es tirarla».
Pues, en su línea, después de haber convertido mi pueblo en una selva de calles estrechas y un enjambre de acosados y pisos vacíos, ahora ha vuelto a tomarla con la Iglesia Regina Mundi.  Como parece que, de momento, por dentro no le dejan hacer nada y ya está aburrido de ver el precioso telón de fondo que nos ha colao el Leroy Merlin por la espalda, en esta ocasión ataca por el frente:  acaba de fusilarse la escalinata.

La iglesia, construida en 1956, gemela de la parroquia de Tharsis, a partir del proyecto de Juan Manuel Rodríguez Cordero, incorporaba aquí, adaptándola a su emplazamiento,  una novedad respecto a su hermana: una modesta pero bien trazada y ejecutada, escalinata de ladrillo visto aplantillado que, con deterioros puntuales, se había venido conservando adecuadamente y aún funcionaba de lujo, como transición desde la zona más baja del pueblo hasta el alto de la iglesia y creaba una perspectiva ascendente muy atractiva.  Lo que nos espera en poco tiempo es una serie de tramos de escaleras con descansillos (muy elegantes, ¡sí señor!) y ya no vemos la iglesia desde abajo porque estará tapada con los susodichos.  De esta forma se salvará la misma altura en mucho menos distancia, con lo cual requerirá más esfuerzo (=concepto de trabajo, de Física también andamos cortitos…).  A cambio parece que tendremos una explanada mayor delante de la iglesia que, sin embargo, no resuelve un problema tan sencillo como el recorrido del coche fúnebre al acercarse al templo y lo obliga a hacer maniobras (no imagino nada menos digno y peligroso que el vehículo reculando en medio del lógico tumulto).

Esa escalinata, como los otros edificios, como mi pueblo, merecía un respeto, no una Cabeza Borradora, insensible y torpe, deseosa de figurar por encima de otros que lo precedieron, sin duda, con más acierto.  Esa escalinata ha vivido muchos momentos cruciales de mucha gente de este pueblo y funcionaba muy bien.  Yo recuerdo perfectamente una foto que me hicieron con mis compañeros de 1ª Comunión, con la iglesia al fondo, todos vestidos modestamente, sin alardes, con un colgante con una crucecita de madera que se empeñó en ponernos la catequista (en aquel momento me fastidió no llevar la de oro que me había comprado mi madre pero con el tiempo me di cuenta de que fue lo mejory más cristiano).  También recuerdo cuando, en el día de su boda,dejé a mi hermana del brazo de mi padre a los pies de la escalinata: fue un paseo tranquilo, los dos muertos de risa con los nervios, Mozart de fondo…

Me viene a la memoria ahora la vieja canción «»…Blan-ca y radian-te va la no-via…». En mi pueblo, próximamente, cambiaremos la letra «»…Blan-ca y axfixia-da va la no-via…». Surrealista.

¿ Te gustó ? Compártelo

6 Responses to “CABEZA BORRADORA”

  1. jesus dice:

    Estoy contigo, buen razonamiento.
    Yo tambien soy de Corrales y me parece lamentable todo lo que nos estan haciedo, y ya esta bien de tomarnos el pelo.
    Un saludo

  2. Tεxvη dice:

    Enhorabuena por este Blog al que accedí por casualidad. He encontrado en cada post una original forma de exponer una critica de la realidad. Escoges el guión con la trama adecuada para unos textos que un simple cinéfilo dudo supiera relacionar. En una época critica para los cines, espero impaciente el próximo estreno.
    En referencia al tema de esta entrada «Eraserhead» la imagen de nuestros pueblos y ciudades es ese grotesco ser de la obligada unión entre los que tienen el mando y no entienden y los que aun entendiendo se dejan guiar por los primeros.

  3. jpgalan dice:

    A Jesús:
    Gracias. Sí, al menos que no piense nadie que somos tontos

  4. jpgalan dice:

    A Tεxvη:
    Gracias. Ser un cinéfilo es muy complicado, he sido muy pretencioso definiéndome como tal: yo sólo soy alguien que no es capaz de estar callado ante cosas que pasan y, además, le gusta el cine. Respesto a Eraserhead, por muy grotesco y surrealista que parezca, como bien dices, existe.

  5. jpgalan dice:

    A Tεxvη:
    Por cierto, añadiría que tu nick me pareció muy sugerente. Confieso que he tenido que buscarlo, claro está. El arte mueve y conmueve, pero no a todos, lastimosamente, pero con seguridad que no puede dejarnos indiferentes

  6. jpgalan dice:

    Una de léxico o vocabulario:
    ESCALINATA: Dícese de una escalera amplia y generalmente artística, en el exterior o en el vestíbulo de un edificio.
    ESCALERA: Dícese del armazón de dos largueros y varios travesaños, de madera, metal u otro material donde se ha subido uno/a de IU de Aljaraque para hacer la foto que han publicado en su panfleto, de la nueva escalinata de la Iglesia de Corrales, que se ha ejecutado previa destrucción de la antigua, y así hacernos creer que no tapa a la vista la mitad de dicha iglesia (véase la acera que aparece en primer plano en la foto donde se aprecia claramente que está observada desde un punto de vista elevado. Sin.- Tejado de la casa de enfrente, balcón de la casa de enfrente.

Añadir un comentario

Resuelve el acertijo (requerido)