Posts tagged: película

BLANCA NAVIDAD

Por , 26 diciembre 2011 12:31

planeta_simios_1

Cuando se ve por primera vez el Planeta de los Simios, la película que dirigió Franklin J. Schaffner (Papillon, Patton…), basada en la novela homónima de Pierre Boulle (quien también escribió El Puente sobre el Río kwai), es imposible no sobrecogerse con su espectacular y turbador final: el siempre magistral Charlton Heston (Taylor) clamando y maldiciendo en una idílica playa; y poco más se puede contar para no desvelarlo. Tendemos a pensar que, a fuerza de ser un clásico inexcusable, todo el mundo la ha visto. Leer más sobre 'BLANCA NAVIDAD'»

¿ Te gustó ? Compártelo

TESSA

Por , 23 junio 2009 10:57

poster_el_jardinero_fiel3

Hace unos días escuchaba por la radio al doctor Joan Massagué (Premio Príncipe de Asturias 2004) hablando, prudentemente, sobre los avances de sus investigaciones sobre la metástasis del cáncer.  El médico catalán que trabaja, como no, en Nueva York, forma parte del elenco de científicos, la mayoría desconocidos, que dedican su vida a intentar quitar a esa enfermedad el apellido mortal.

Mientras, en estos días, sigue su evolución la gripe, apellidada eufemísticamente, A.  Ésta, que ya no es noticia en los telediarios porque no está resultando mortal en los países desarrollados, sólo en los pobres, y esos no cuentan.  Mientras la enfermedad se extendía, la única preocupación del Gobierno mejicano, país donde arrancó la epidemia, era que no se la llamara gripe mejicana (para que no le jorobaran el tirón del turismo); de los productores de cerdo, que no se le llamara porcina para que la gente no dejara de comer cerdo y Estados Unidos, donde se desarrolló la enfermedad con mayor fuerza inicialmente, que no se le llamara americana, para no asociarla con ellos.  En fin, Poderoso caballero es Don Dinero, así que hemos dejado la A, que parece no molestar a nadie.  Pero el maldito bicho se sigue reproduciendo.

La semana pasada, se publicaba que la empresa farmacéutica suiza Novartis había conseguido elaborar una vacuna efectiva contra la gripe A (por cierto, Dª Trini Jiménez: ¿no servían las vacunas para la gripe convencional que ya teníamos?).  Pues bien, entonces sale la OMS, pidiendo a Novartis que reparta gratuitamente las nuevas vacunas en los países pobres y, claro, la empresa dijo que “por aquí”.

Cuando leí El Espía que Surgíó del Frío, de John Le Carré, hace años, recuerdo la terrible atracción que me causó la historia, la sencillez y precisión de la narracción, la personalidad afilada y rotunda de Leamas y el desconcertante final (la novela, claro está, tuvo su adaptación al cine, no muy conseguida, protagonizada por Richard Burton).  Más adelante traté de leer La Casa Rusia y confienso que es uno de los pocos libros que he dejado a medias porque me pareció todo lo contrario: se perdía en interminables descripciones y no pasaba nada, una vez transcurrido casi la mitad de la historia (mejor veamos la película, con Sean Connery y Michelle Pfeiffer). Después vino El Sastre de Panamá, que directamente vi en gran pantalla: una historia bastante más llevadera aunque no exenta de profundidad, con multitud de engaños y giros, dirigida en clave de comedia por el magnífico John Boorman y sacando lo mejor del trio protagonista (el histrionismo de Geoffrey Rush, la seducción y capacidad burlesca de Pierce Brosnan, haciendo del alter ego de su OO7 y la morbosa inocencia de Jamie Lee Curtis).

En El Jardinero Fiel (The Constant Gardener, 2005), el director brasileño Fernando Meirelles (Ciudad de Dios, A Ciegas) continúa en su línea de cine de denuncia y dirige la adaptación de la novela de este maestro de la intriga y el espionaje:  Un diplomático de segunda fila destinado en Kenya, Justin Quayle,  reconstruye la violenta muerte de su mujer Tessa, una atractiva y comprometida activista de los derechos humanos.
Ralph Fiennes, un actor que me parece que hace bien todo lo que toca (a ver cuando le dan ya el Oscar), desde su criminal nazi de La Lista de Schindler hasta el romántico aventurero de El Paciente Inglés, pasando por el acomplejado profesor concursante de Quiz Show o el asesino en serie de El Dragón Rojo); clava su personaje mientras que Rachel Weisz, quien obtuvo el Oscar por su papel protagonista, pasando la mitad de la película embarazada, con una interpretación llena de tanta dulzura como determinación, le da un magnífico contrapunto y se convierte, aun sin aparecer en pantalla, en el núcleo de esta tela de araña donde se mueve Justin entre otros personajes que la odian porque, a su pesar, la respetan o la envidian.
La película es la historia de una metamorfosis, la de Justin Quayle, el apocado e inofensivo amante de las plantas, quien vive en su invernadero aislado del mundo exterior de hambre y miseria que le rodea; hasta coger la bandera del compromiso que deja su mujer, a quien ama profundamente y respeta en sus convicciones al morir. avanzando en una peligrosa investigación para esclarecer la terrible muerte, con un final lleno de poesía de la crudeza.  También es la historia de los intereses de los gobiernos del primer mundo y las multinacionales en África, de la hipocresía y la corrupción, del cáncer más extendido en el mundo, la avaricia, y su metástasis, el hambre y sus miserias.

Como ejercicio de cine lo tiene todo: un magnífico guión, buenas interpretaciones, la fotografía de colores secos como raídos por el sol africano, momentos de tensión y dramáticos (sin incurrir en la sensiblería), la música maravillosa de nuestro español Alberto Iglesias (doblemente nominado a los Oscars y músico de cabecera de Almodóvar o Médem) y un montaje perfecto en clave de flashbacks. Aun a riesgo de desvelar algo de la trama, me quedo con el final, donde se alternan tomas de niños riendo y saltando entre basuras a cámara lenta con vistas del atardecer en el lago Turkana. Riqueza humana y natural, tan infravaloradas.

NOVARTIS está en su papel, no va a repartir gratis su vacuna, no es una ONG.  La OMS, ridícula, tanto como FAO, UNICEF, UNESCO, ECOSOC, Tribunal Internacional y, definitiva, la ONU (por lo hablar de su Consejo de Seguridad); organismos donde, junto a mucha gente que hace su trabajo y lucha por la solidaridad entre los pueblos, se encuentran sus dirigentes, grandes falsarios y demagogos, títeres y bufones de intereses económicos.  Compren ustedes esas patentes y repártanlas con … sus medios, que ya pagamos nosotros la cuenta.

MAÑANA MÁS

¿ Te gustó ? Compártelo

EL SILENCIO DE LOS CORDEROS

Por , 3 junio 2009 13:01

poster_el_silencio_de_los_corderos

La pasada semana, la recientemente reelegida Junta de Gobierno del Colegio de Arquitectos de Huelva, presentó y vio aprobadas sus cuentas del año pasado (por doce votos a favor, dos en contra y un puñado de abstenciones, si mal no recuerdo).
En estas cuentas, sagazmente silenciadas antes de las elecciones, entre otras perlas se reflejaba un déficit de 455.000 euros (de un presupuesto inicial de casi 2 millones), con una desviación de gasto importante en capítulos como gastos de órganos de gobierno, contenciosos, actividades culturales, teléfono y donativos, hábilmente compensados con reducción en material de oficina y primas de seguros (en total un defendible 5%).  No obstante, se reconoce la incapacidad de generar ingresos fuera de las aportaciones de los colegiados y llama la atención cómo, en diferentes partidas, la Junta de Gobierno nos cuesta casi 200.000 euros mientras que, por ejemplo, sólo se han empleado menos de 1.000 euros en ayudas a nuevos colegiados (tan traídos y llevados en la campaña electoral y que, una vez más, han inclinado la balanza a favor de la Junta que se volvía a presentar a la misma).
El acto, con todo, salvo la intervención airada de algún acólito del régimen, se desarrolló con ambiente cordial y de crítica sana y constructiva por parte de los asistentes y buen talante de la Junta.
En el presupuesto de 2.009, ya aprobado en diciembre pasado, con parecida concurrencia, se prevé una reducción del gasto de la Junta (ya que “se espera que se reduzca el número de actos y reuniones para este año”, en palabras del Tesorero) y se aumenta el gasto para nuevos colegiados a 1.800 euros.  ¡Todo un cambio!.

Mientras participaba en esta escena, el Barça ganaba la Champions y Huelva estaba en Bodegones, yo me acordaba de El Silencio de los Corderos:

En 1991, cinco Oscars en las categorías principales (película, dirección, actriz y actor principales y guión adaptado), refrendaron para la historia del cine el éxito de crítica y público de uno de los mejores thrillers jamás rodados.  La trama, basada en la novela inicialmente titulada El Silencio de los Inocentes (bestseller de Thomas Harris), descrita magistralmente por el director jonathan Demme (hasta entonces director de comedias como Algo Salvaje o Casada con Todos), relata la investigación para atrapar al serial killer Buffalo Bill, con un grado de tensión que va creciendo poco a poco hasta el extremo y una atmósfera asfixiante, destacando sobre todos, el duelo interpretativo del genial Anthony Hopkins en el papel del siquiatra canival Hannibal Lecter (papel rechazado por sangriento y oscuro por otros actores, como Jack Nicholson, Gene Hackman o Robert de Niro) y la novata aspirante a agente del FBI Clarice Starling (papel pensado para Michelle Pfeiffer, con quien Demme había rodado su anterior film, Casada con Todos). Un diseño de producción, de Kristi Zea, calculado al milímetro y con momentos geniales (la famosa máscara de Lecter, su celda, la escena de la crucifixión en la jaula), la dramática fotografía de Tak Fujimoto (esos increibles primeros planos) y la turbadora música de Howard Shore (dos Oscars por el score de la trilogía de El Señor de  los Anillo, El Aviador, Promesas del Este…), completan un conjunto de factura intachable.

En la escena que culmina la apasionante relación entre Hannibal  y Clarice, antes de Lecter que comience su plan de fuga matando mientras escucha las Variaciones Goldberg de Bach, el sicópata interroga con una penetrante mirada y voz seductora a la joven, quien ya incapaz de resistir la tortura sicológica a que la somete, confiesa el contenido de sus pesadillas a cambio de información crucial para el caso (quid pro quo):  Ella sigue, a menudo, recordando atormentada, como de pequeña, viviendo en la granja con sus tíos (era huérfana), comtempló un amanecer el sacrificio de los corderos lechales, esa escena escalofriante la sigue atormentando. Los chillidos de los corderos la despiertan en la noche. Ella intentó liberarlos, les abrió la puerta del redil, pero no salían, no escapaban, preferían seguir juntos esperando pasivamente.

Los arquitectos de Huelva, cuando nos juntamos unos pocos, todo lo más empezamos a chillar, aunque la mayor parte del tiempo guardamos el silencio de los corderos y, aunque la puerta esté abierta, ninguno de nosotros sale del redil, permanecemos dentro, anónimos, temerosos.  

MAÑANA MÁS

¿ Te gustó ? Compártelo

NO ES NADA PERSONAL, SON SOLO NEGOCIOS

Por , 25 mayo 2009 11:57

poster_elpadrino_25aniv2

La saga de EL PADRINO, esa inmensa trilogía que Francis Ford Coppola y Mario Puzo  idearon a partir de la, a mi juicio irregular, novela homónima de éste, nos ha dejado en la memoria, entre otros muchos  momentos de arte sublimes, frases célebres tales como LE HICE UNA OFERTA QUE NO PUDO RECHAZAR o NO ES NADA PERSONAL, SON SOLO NEGOCIOS.

La primera, acuñada por el maquiavélico y sanguinario Michael Corleone, supone que una nueva víctima ha sido extorsionada sin remisión ante la amenaza implacable de la Famiglia.

La segunda, cargada de cinismo en extremo,  sirve para autoaliviar la débil conciencia del gangster que la pronuncia excusando algún hecho reprobable dentro del código mafioso que justifica cualquier maniobra para conseguir imponer la voluntad del clan dentro de la maraña de corrupción, crimen y canivalismo moral en se desenvuelve.

Leyendo la propangada electoral de la candidatura El Compás y El Rosa (no, no es una errata, pero esto lo explicaré en otro post) me llamó bastante la atención una de sus propuestas-promesas: “Búsqueda permanente de nuevos nichos de mercado, en los que se desarrollen otras formas de ejercer la profesión”.  la cosa me dejó algo descuadrado, no me encajaba la expresión NICHOS DE MERCADO.  Hasta busqué el diccionario de la R.A.E. el palabro, a ver si tenía una acepción para mí desconocida y el ignorante era yo.  Así, se tiene: 

NICHO (Del it. ant. nicchio).

1. m. Concavidad en el espesor de un muro, para colocar en ella una estatua, un jarrón u otra cosa.

2. m. Concavidad formada para colocar algo; como las construcciones de los cementerios para colocar  los cadáveres.

Por fin, comprobado esto,  deduje que había sido una nueva metedura de pata o incongruencia más que, en el fondo, tampoco me extrañaba tanto viniendo de quien venía.

Sin embargo,  hace unos días ocurrió un hecho que me hizo acordarme de nuevo de lo anterior y replantearme la cuestión:  en un municipio de nuestra provincia, se ha estado desarrollando un concurso de arquitectura y, en la fase final, habían quedado, de entre otras, dos propuestas que el alcalde tenía desde hacía días encima de su mesa dudando y dudando.  la semana pasada parecía que la dicotomía se aclaraba y el regidor local declaró en círculos del Ayuntamiento que se iba a decidir por uno de los anteproyectos y así lo presentaría ante la mesa de contratación.  El rumor llegaba a oidos de nuestro Decano(?) y adalid de la arquitectura onubense y éste, recién revalidada su condición en la colecta de votos del pasado día 15, tuvo como una de sus primeras actuaciones presentarse en el despacho del alcalde (previa cita, claro) presionándolo para que cambiara su intención.  no sabemos qué argumentos tan convincentes se expresaron o si en la conversación se escuchó algo parecido a LE HARÉ UNA OFERTA QUE NO PODRÁ RECHAZAR o NO ES NADA PERSONAL, SON SOLO NEGOCIOS; pero sí es ya conocido que el alcalde cambió de parecer y el resultado es que un proyecto que tenía casi en la mano un arquitecto de Huelva, aún joven, con una cartera de encargos vacía (como tantos de nosotros, dadas las circustancias) terminará engrosando el zurrón de un potentado estudio de arquitectos de Sevilla.

Quizá ahora ya tienen sentido las rosadas promesas: convertir esto en un mercado y mandar a alguién al nicho (figuradamente, claro, que nadie se rasgue las vestiduras, por favor). 

MAÑANA MAS

¿ Te gustó ? Compártelo

ROLLO TOMASI

Por , 22 mayo 2009 9:30

poster_laconfidential2

En 1997, Curtis Hanson produjo, escribió y dirigió el film L.A. Confidential, una película de género, que recomiendo encarecidamente, basada en la novela negra homónima de James Ellroy (La Dalia Negra, El Gran Desierto, Réquiem por Brown, Sangre en la Luna, Jazz Blanco…).

El director alcanzó aquí el, hasta ahora, cénit de su carrera (que venía precedida de títulos notables como Malas Influencias, La Mano que Mece la Cuna o Río Salvaje, donde había demostrado sus dotes para manejar personajes oscuros y situaciones de suspense) y que con la que se quedó a las puertas de la gloria de los Oscars (finalmente obtuvo sólo dos estatuillas de entre las nueve a las que aspiraba) arrollada por la marea de Titanic, junto a Mejor Imposible o Full Monty, entre otras.  Luego cayó en una inexplicable decadencia que aún no cesa y de la que espero, por el bien del arte, pueda salir.

Se desarrolla con maestría esta compleja trama de mentiras, intereses creados y corrupción dentro del departamento de policía de Los Ángeles de los años 50:  tres policías del Cuerpo, inicialmente rivales pero con la honradez (más o menos ensuciada por el contaminado ambiente en el que se mueven) como rasgo común, investigan tres delitos, aparentemente inconexos y, poco a poco se ven envueltos en un remolino de mentiras, pruebas manipuladas, testimonios falsos y, en definitiva, corrupción;  que convergen en un mismo agujero negro.

Todo ello con giros espectaculares de guión  (oscar al mejor guión adaptado) y con el diseño de producción cuídadisimo de Jeanune Oppewall y al compás de la perfecta partitura  del maestro Jerry Goldsmith, un elenco de actores secundarios en estado de gracia ( desde Kevin Spacey, James Cromwell, Danny De Vito, David Strathairn… hasta la espectacular  y oscarizada por su papel, ACTRIZ Kim Bassinger) arropan a los entonces casi desconocidos Russell Crowe y Guy Pierce (¡olé por la dirección de casting!!), a lo largo de algo más de horas de suspense a la altura de los más grandes del género.

Con todo, a mí el personaje que más me apasiona de este film es ROLLO TOMASI, sin cara, sin registros y sin actor que lo interprete, pero de una importancia crucial en el desenlace de la trama.  En una escena memorable (una de tantas) los policías Ed Exley y Jack Vincennes (Pierce y Spacey) hablan sobre el caso y se sinceran:

– (Exley) ¿Por qué  te hiciste policía?

– (Vincennes, avergonzado) Ya no me acuerdo. ¿Y tú?

– (Exley) Rollo Tomasi.

A continuación le explica que ese es nombre ficiticio que le puso de pequeño al asesino, nunca capturado, de su padre (también policía).  Aquél era un ladrón de poca monta que, sorprendido in fraganti, asesinó al viejo poli y que siguió cometiendo fechorías toda su vida sin que lo pillaran.  Añade que se hizo policía para coger a los Rollo Tomasi de este mundo, los que siempre escapan, a los que nunca cogen, los que siempre se salen con la suya…

En mi mundo, en el nuestro, en Huelva o, quizá aún más cerca, vive un ROLLO TOMASI.  Nunca lo cogen y siempre se sale con la suya. Es mediocre y actúa entre las sombras, no a la luz, no de frente.

Y esto no sale del guión de una película… ocurre de verdad y cualquier parecido con la realidad, no es pura coincidencia.

MAÑANA MÁS

¿ Te gustó ? Compártelo